Discurso en encuentro del Papa con jovenes en Paraguay