sábado, 29 de noviembre de 2014

Néstor Palmetti con Anabela Ascar en CrónicaTV

Nestor Palmetti 3 alimentos

Un recuerdo en el jardín zen.


Dejar salir el alma en un vuelo complaciente
Tratar de encontrar un vestigio de tu ser
en esa travesía idílica del sueño

En silencio el viento juega con nuestros años
dejándonos a prueba 
otorgándonos un empate merecido 
por los miedos e inseguridades
por no haber confiado en el alma
por haber confiado en la razón
por haber callado las palabras que hubieran sembrado sonrisas
y entonces yo 
Me perdí de esos segundos que duraron como  años 
y más tarde tu, te perdiste en la muchedumbre
al ser mi alma, la que te reconoció 
al darme vuelta en la multitud 
fue un segundo ya te habías ido 

mi alma abrazó todo en ese lugar de ensueño
cerca del mar azul
y como las sirenas no quieren ser encontradas 


 pensé que no querías ser hallado

Desde mi imaginario jardin zen
 vuelvo a contactar con tu esencia
aunque años pasaron tristes unos cuantos
tristes al menos para mi 
por sentir la perdida
la oscuridad de la noche
la fría distancia 
el desapego espiritual
que marcha con cada ola del mar
que lo limpia todo 
 Sin embargo,
algún recuerdo iluminador 
trae tu sonrisa
la posibilidad de verte bien
Pese a la oscuridad nocturna
la incertidumbre, el olvido,
tu silencio 
tu olvido

koe - voz del silencio puro
en el jardín soñado
las enseñanzas aprendidas

a través del tiempo has estado aquí
pese a tu distancia
cuando mi corazón recuerda
cuando mi alma se acerca

Te pido perdón
por no haberte comprendido
por no saber de tus temores 
y por abiertamente siempre haberte enfrentado
en el arriba, en el abajo en la distancia y en la cercanía
pese a mi ignorancia
fuiste reconocido

Yo pensaba que eras un señor sireno 
que no quería ser encontrado
pero tengo que decir que el destino
nos ha cruzado
y que mi ignorancia cerebral ha sido
en parte la que me ha alejado
y tu 
tu también has elegido
callar mi nombre
guardar distancia 
encerrar parte de tu brillo
has decidido irte
o no quedarte 
no permanecer

Quizás pretendas que sea el destino 
el que haga su magia
pero eso ya ocurrió, dos veces
y

en la multitud una vez me perdí
y otra vez  lo has hecho tu

Paradógicamente, puedo sonreir
en esta distancia
en el silencio hay música 
palabras, sentimientos que aturden

Todavía no se cual es mi camino
Solo se que en el amor 
de cualquier clase
no hay obligación
se está porque se quiere estar
y estar es una decisión única personal

el destino, el hado nos cruza
pero somos nosotros 
los que optamos 

Gracias por todo 
En el presente, te extraño, lógico.
en el pasado, te buscaba 
en el futuro, no se si he de encontrarte.
No depende de mi o si, algo tal vez?
Pero también ... de ti

Tiempo para jugar 
para fluir
para vivir en paz
como siempre 
y de intentar ser feliz
siempre con una sonrisa en el corazón.


Buscar este blog