CRONICA POR ABEL PINTOS EN DIAMANTE ENTRE RIOS